artecisoria

Un trocito de Italia en Madrid

In Tiendas on 3 noviembre, 2010 at 21:34

Cena con amigos, en casa (en la suya)… ¿qué cenamos? Algo rico, no muy caro, que no nos lleve mucho tiempo preparar para poder charlar antes y después del homenaje. La respuesta la encontramos esta vez en Acquafredda, un restaurante-tienda o tienda-restaurante que te permite descubrir en apenas unos metros y de un vistazo todo lo bueno que ofrece la gastronomía italiana.

 

Acquafredda está en la calle Maldonado, 15 (Tel. 914 116 314) y nada más entrar se te despierta el apetito. A la izquierda, una selección de vinos, pastas de colores, sabores y formas inimaginables, muchas, muchas salsas para acompañar a esas pastas o a unos crostini, dulces… y a la derecha, un estupendo mostrador con embutidos 100% italianos.

Y por aquí empezamos. Una amable italiana nos resolvió algunas dudas y nuestra decisión hizo el resto. Así que el menú incluyó unos antipasti a base de bresaola (ternera curada) que en muchas ocasiones se sirve con aceite de oliva y limón. Nosotros la comimos tal cual el productor la expone al mundo, tan crudita, tan delicada, cortada finamente. Diría que es prima hermana de la cecina y que nadie, ni italianos ni leoneses, se enfade. Algún salami había que tomar, y todos tenían una pinta estupenda, así que nos decidimos por la spianata romana, curioso nombre y curiosa forma también. Es como un salami pero aplastado y eso se debe a que su curación se realiza en unas jaulas especiales. Buenísima. Y no faltó el queso, un pecorino, un queso de oveja de gran tradición en Italia.

¿Y para el plato fuerte? Pasta, cómo no, acompañada de un pesto que no conocía: el pesto blanco. ¿En qué se diferencia del verde o el rojo? Pues en  que lleva alcachofas y si a eso se le suma aceite de oliva virgen extra, albahaca fresca de la Liguria, queso parmesano y pecorino, anacardos, piñones, ajo y sal ¡no se puede pedir más!

El postre también lo encontramos en Acquafredda: unos mini-vasitos de tiramisú que pusieron un agradable punto y final a la cena.

PD No nos olvidamos del vino, pero –pecado- no fue italiano: un blanco del Priorato, Morlanda 2008, elaborado con garnacha blanca y macabeo, y de intenso aroma a frutas maduras.

Anuncios
  1. Si la bresaola evoca a la cecina, habrá que probarla. Y no es un motivo de enfado, es un honor esa comparación -para la bresaola, digo–. Pasaré por aquí. Qué tal los quesos en general?

  2. El pecorino muy bueno, en su justo punto de intensidad. Tienen también parmesanos, parmigianos, mozzarela… Una recomendación que yo me he apuntado para la próxima vez: probar la burrata. Aquí debe ser de los pocos sitios en Madrid que la venden fresca.

  3. Yo también iré. Quiero prepararle a mi pequeñuelo un plato de pasta rica. Y queso y vino para mí. ¿No había otra tienda de productos italianos en la calle Fernando VI? Pasta al dente, creo que se llama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: